Perú: +511-719 9192 | +511-224 4963

General Electric, el gigante estadounidense durante años, lleva tiempo fijando su mirada en la impresión 3D dentro de la Unión Europea, y lo ha reafirmado en estos días al invertir 100 millones de euros en la industria, para crear un nuevo centro de producción en Lichtenfels, Alemania.

En 2016 hizo una de las adquisiciones más destacadas de la industria al invertir 1.300 millones de dólares en la empresa alemana Concept Laser y el fabricante sueco Arcam, ambos centrados en la fabricación aditiva en metal para el sector industrial. Este movimiento le dio a General Electric la mayoría de las acciones en ambas compañías, consolidando su liderazgo como el mayor inversionista en la industria 3D.

Para reafirmar su posición la empresa con Neoyorquina añade 100 millones de euros a su inversión a Concept Laser en Baviera, la cual aumenta de 200 a 300 empleados a finales de ese año.

Actualmente General Electric domina dos de las cinco tecnologías existentes de impresión 3D de metal hasta ahora, la fabricación aditiva de polvos metálicos y la que utiliza haz de electrones, lo más destacado es que de acuerdo a declaraciones del responsable de Fabricación Aditiva de General Electric, Mohammad Ehteshami, no está planeada la desaceleración “Nuestro objetivo es entrar en todas [las cinco]”, mencionó a Reuters.

Además de desarrollar el recién adquirido sitio de Concept Laser, General Electric también ha anunciado sus planes para un centro de formación y soporte de clientes de impresión 3D en Munich, con un valor de 15 millones de euros. El primero de varios en todo el mundo, el centro serviría para obtener una mayor exposición para la fabricación aditiva, así como la considerable participación de GE en la industria.

Cuando se le preguntó si este objetivo podría lograrse únicamente a través del crecimiento orgánico, Ehteshami respondió: “Siempre estamos estudiando posibilidades orgánicas e inorgánicas… Estratégicamente, hay juegos inorgánicos que sería una tontería no aprovechar”.

El siguiente plan de GE es separar la división enfocada a la fabricación aditiva para la aviación, los planes son transformarla en un negocio de ventas externas de $ 1 mil millones para 2020.”Tengo la creencia de que será capaz de imprimir todo el motor de reacción”, dijo Ehteshami en la conferencia de Hannover Messe.

Ehteshami confirmó que GE ha invertido alrededor de 1.500 millones de dólares en tecnologías de impresión 3D en la última década, excluyendo las adquisiciones del año pasado, que casi coincide con esas cifras, duplicando la inversión total del grupo en impresión 3D.